Manifiesto

BIA_0 Hacia una ciudad sana/Towards living cities/Hiri bizirantz

El debate sobre la ciudad, organismo crecientemente complejo, viene de atrás y sigue abierto.  En el BIA_0 hablamos de ciudad sana y nos referimos, más allá de los parámetros salubres, a los componentes saludables que hacen de la ciudad un ámbito equilibrado, una estructura abierta donde la igualdad es el objetivo y la diversidad contribuye a construir la identidad colectiva.

El modelo de urbanismo heredado de la era postindustrial parece agotado. Hoy, en un contexto de crisis económica global, el urbanismo especulativo de crecimiento imparable que ha convertido la ciudad europea en negocio financiero, se ha demostrado insostenible a medio plazo. Como alternativa el BIA_0 presenta propuestas que adecúan su escala a los recursos disponibles, que fomentan la flexibilidad y dan el máximo protagonismo al espacio público, propuestas  que  surgen de relaciones bottom-up encaminadas a generar conexiones que enriquecen las relaciones sociales y contribuyen a dinamizar el pulso vital, la creatividad y, en definitiva, la economía.

Retomamos el concepto de ciudad igualitaria y analizamos de qué manera la movilidad urbana sostenible, el equilibrio entre lo público y lo privado contribuyen a la regeneración de la ciudad.  El BIA_0 aspira a encontrar las claves actuales de regeneración que aporten la ecuanimidad necesaria a la planificación urbana para que, sin negar la visión a largo plazo, pongan en valor la ciudad con propuestas de escala adecuada y estrategias flexibles para regenerar el tejido urbano.

La construcción de ciudad tiene lugar de manera superpuesta a muchas escalas, en escenarios difusos y de forma continua en el tiempo. Son muchos los estratos que contribuyen al avance de la ciudad, desde el planeamiento al diseño arquitectónico, desde proyectos de recuperación a intervenciones efímeras. El BIA_0 quiere poner el foco en cómo la arquitectura, en su sentido más amplio, genera un valor añadido, económico y cultural, que contribuye al desarrollo sostenible y enriquece a la comunidad.

Es indiscutible que para mejorar nuestras ciudades necesitamos un espacio de consenso entre administraciones, inversores, empresas, profesionales y ciudadanía. El BIA_0 querría debatir en torno a cómo desarrollar un planeamiento urbano sensible a las demandas reales de sus ciudadanos, cómo fomentar el liderazgo inclusivo, cómo llevar a cabo diagnósticos críticos certeros y cómo incentivar la participación.

La capacidad de innovación permanente y continuo progreso han caracterizado a la ciudad desde su origen. El buen uso de los recursos y  la acertada valoración de las prioridades sociales siguen siendo las claves de progreso. Nos preguntamos de qué manera hoy la innovación aportada por la tecnología, cada vez más accesible, contribuye a mejorar  nuestras ciudades, a preservar los recursos, a generar nuevos modos de compartir el espacio público. La revolución de las telecomunicaciones y el avance tecnológico han dado como resultado una asombrosa capacidad de generación de datos, con el consiguiente reto de cómo gestionarlos. De esa gestión, de su innovador tratamiento, se extrae un abanico de grandes posibilidades para un amplio espectro relacionado con la gestión y la regeneración de ciudad. Vías de eficiencia, ahorro en recursos y reducción de la huella ecológica en construcción, gestión y mantenimiento de lo urbano. El BIA_0 presenta algunas de estas vías abiertas de investigación y conocimiento industrial aplicado para una indudable mejora ambiental.

En paralelo al progreso tecnológico, y hasta cierto punto gracias a él, la renaturalización de lo urbano es cada vez más una prioridad. Nos preguntamos qué peso tiene el acercamiento a lo natural en el concepto de ciudad sana de futuro.

Cada ciudad tiene sus propias particularidades, pero su condición común de concentración demográfica en un área urbanizada, hace que, entre las ciudades, las similitudes en retos y problemáticas sean muchas. Por tanto, el BIA_0 apuesta por recoger conclusiones sobre experiencias exportables, compartir conocimiento y adelantarse con soluciones inspiradoras encaminadas al logro común de ciudades más cercanas a nuestros ideales.

Bilbao, tras la reconversión industrial, inició en los 90 un proceso de transformación hacia ciudad cultural y de servicios que se ha extendido hasta nuestros días. En paralelo, Bizkaia ha consolidado su red de infraestructuras y preservado el carácter rural del territorio como garante de recursos naturales, estableciendo una relación de equilibrio clave en la mejora de la sostenibilidad del territorio. Este binomio ciudad transformada – territorio preservado se ofrece como escenario para este debate hacia una ciudad sana.